Enfermedades benignas anorectales

Hemorroides

Un tipo de lesión muy frecuente en nuestro medio, que consiste dilataciones varicosas de las venas del conducto anal. Se desarrollan en relación con factores constitucionales, estreñimiento, multiparidad y factores higiénico-dietéticos (estancia prolongada en W.C., mal hábito intestinal, esfuerzos excesivos, etc). Una vez que aparecen, su curso es hacia el  desarrollo y crecimiento progresivos, con molestias crecientes. En etapas iniciales deben tratarse con medidas higiénico-dietéticas; en caso algo más avanzados pueden resultar eficaces algunos tratamientos médicos (antiinflamatorios, tónicos venosos, protectores muco-cutáneo9s, laxantes suaves). En casos más evolucionados sólo cabe pensar en el tratamiento quirúrgico, que puede ser poco invasivo en los casos no excesivamente evolucionados (banding, esclerosis, mucosectomía rectal circular), o requerir la extirpación cuando la afectación es tan extensa que no permite otra alternativa.

Fisura anal

Se trata de una pequeña úlcera de forma elíptica que se produce en la parte más externa del canal anal, por debajo de la línea dentada (que se forma donde se juntan la mucosa rectal y la piel). Constituye un proceso frecuente de causa desconocida (probablemente relacionado con factores como el estreñimiento, la hipertonía del esfínter anal o defectos de origen obstétrico en la mujer), que causa un intensísimo dolor anal con n la deposición, que persiste durante horas, a menudo acompañado de sangrado. Cuando son agudas pueden tratarse médicamente, pero en los casos crónicos o refractarios al tratamiento médico la cirugía constituye una alternativa poco molesta y muy eficaz.

Fístulas de ano

Las fístulas son comunicaciones o conductos entre espacios diferentes; en el caso de las fístulas anales, son conductos que ponen en comunicación el interior del anorecto con la piel, a través de orificios distintos del ano. Habitualmente se producen como consecuencia de una absceso perianal, pero a veces la supuración se produce sin inflamación aparente previa; otras veces dependen de procesos inflamatorios específicos, como la tuberculosis, la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn. Su tratamiento es quirúrgico, y a menudo es un proceso delicado que requiere experiencia.

Sinus pilonidal

Se trata de un proceso inflamatorio infeccioso de la piel y el tejido subcutáneo con formación de fístulas y cavidades subcutáneas; de causa desconocida, parece relacionarse con el traumatismo cutáneo reiterado en  pliegues de regiones muy pilosas del cuerpo. Es un proceso típico de la edad juvenil, que localiza con máxima frecuencia en el surco interglúteo. Se caracterizan por procesos intermitentes y repetidos de inflamación, supuración y fistulización repetidas, que van extendiendo el proceso paulatinamente merced a al a fibrosis o endurecimiento de las cicatrices previas. Los episodios aislados pueden tratarse de forma conservadora, pero habitualmente la reiteración del padecimiento obliga a su tratamiento quirúrgico.

Lesiones cutáneas perianales

Hidrosadenitis, acné conglobata: son inflamaciones crónicas de la piel y sus anejos que cursan con la infección, supuración y fistulización repetidas de la piel y sus glándulas y folículos pilosos, con tendencia a la afectación de áreas específicas (periné, pliegue interglúteo, ingles, axilas), aunque pueden producirse en todo el cuerpo. Su causa es desconocida, y los tratamientos médicos disponibles son agresivos y no siempre eficaces, por lo que con frecuencia se requiere la extirpación quirúrgica.

Tumores benignos ano-rectales

Son lesiones raras, que pueden depender de todas las estructuras que componen el anorecto, y que en general se controlan bien con su extirpación.

2018 Dr. Polavieja. Todos los derechos reservados.